Ribera del Duero · 947 54 51 26 · bodega@cillardesilos.es
shopping-bag Carrito (0)
Productos : 0
Subtotal : 0,00 
Ver el carrito Salir

La Ribera del Duero

Historia de una gran zona vinícola: La Ribera del Duero

Cillar de Silos, en la Ribera del DueroLa presencia y cultivo de la vid en Quintana del Pidio y todo el entorno de La Ribera de Duero burgalesa está documentada desde hace más de 2.000 años. En el siglo III antes de Cristo, se asientan los romanos que implantan la vid de forma estable, aunque los pueblos prerromanos que les precedieron ya cultivaban la viña (vacceos y arévacos). Cerámicas, mosaicos y esculturas con motivos relacionados con el vino encontradas en las antiguas ciudades romanas certifican esa existencia: Clunia, Baños de Valdearados… son ejemplo de ciudades o villas donde se han encontrado estos restos.

Durante el periodo visigótico se extiende y arraiga el cultivo de la vid. A partir del siglo XI, las órdenes religiosas (principalmente los monjes de Cluny, los mismos que en la Borgoña) se instalan en el Valle del Duero fundando numerosos monasterios. Los monjes cultivaban la vid y enseñaron nuevas técnicas a los agricultores locales. En el siglo XII aparecen las primeras bodegas excavadas en el subsuelo y los viñedos son los protagonistas del desarrollo cultural y económico de la zona. En el año 1190, el rey Alfonso VIII concede a los monjes del Monasterio de Santo Domingo de Silos la villa de Quintana del Pidio que pasa a ser una de sus principales posesiones. En el siglo XV se crean las primeras ordenanzas para el control de producción y comercio. Ya en la época medieval, Quintana del Pidio fue la zona elegida por los monjes del Monasterio de Silos para abastecerles de vino.
Knechtel_bodega-Cillar-de-Silos_landscapes_lowres-1672Como cuenta el gran historiador francés Huet de Lemps en su magna obra sobre nuestra región, en 1769 se generaliza que el vino se venda por el sistema de sorteo entre los viticultores, dividiendo el comercio por meses y no se puede vender fuera de ese periodo que se había asentado desde el siglo XVII. Este hecho perjudica a los más humildes, porque tienen que vender rápido y a un precio más bajo o cambiar su turno, mientras los más ricos pueden esperar a que lleguen las ferias donde hay más comerciantes. Se fue extendiendo por toda Castilla y León en los siglos XVII y XVIII . Donde no existía el sistema de sorteos se debía encontrar uno o varios compradores que se hicieran cargo de toda la producción y no era siempre posible.
El transporte desde Quintana del Pidio y Gumiel de Mercado es el más caro en el siglo XIX. Son 4,5 pesetas el hectolitro mientras el resto de pueblos de Burgos pagaba una peseta menos. Hay años donde se exporta más de la mitad de la producción desde las estaciones de Burgos o Dueñas. Se envía unas veces en baúles de 30 cántaras (480 litros) y otras en odres y cubetas. Pero la gran época comercial llegó cuando Francia sufre la filoxera y la zona de Quintana del Pidio vende más de 28.000 cántaros a Francia y 184.000 al resto de España, ya que la filoxera afectó menos en Quintana del Pidio que en otros municipios, gracias a los terrenos arenosos. A finales del siglo XIX se siguió vendiendo vino a Francia, Alemania y España al retrasarse la llegada de la filoxera.

En 1982 nace la denominación de origen Ribera del Duero a la que se uniría Cillar de Silos unos años más tarde.